Barba sólo para +18

Tal como un púber le pregunta a su padre de que van los besos y el kamasutra, un barbudo debe preocuparse por como hacer sus tareas con “sello personal”, mira que si crees que las cosas con barba son iguales a las de chiquillos afeitados, resulta que tienes poca experiencia o no has recibido un feedback fiable.

 
– Mi amor, tus besos son increíbles (te dice al oído, mientras se saca de la boca tus bigotes caídos en acción).
 
En primer lugar, el aseo de la barba es fundamental, y con fundamental me refiero a que es más fácil morderse un codo a que ligues con una barba apestosa que guarda más tesoros que el vertedero de Sao Paulo. Recuerda lavar tu barba con jabón para barba todos los días y usar el aceite BANG, así procuras tener una barba aseada y acondicionada, muchas veces con eso bastará para romper el hielo y lo que se venga por delante.
 
En segundo lugar es importantísimo que mantengas tu bigote bien recortado, esto es que los pelos del centro no cubran tu labio superior. Puedes dejar crecer los bellos de los lados y darles la forma que quieras, pero si tus pelos entran en tu boca, al momento de besar serán un tercero que distraerá a ambos (o a los tres, o a los cuatro, con una buena barba y bigote nunca se sabe). Si te interesa este punto, pasa por el artículo “El bigote y su importancia“.
 
Pero dejémonos de niñerías, eres un hombre BANG, estás acostumbrado a llegar más allá y tu barba es tan larga como tu experiencia en esto. Sólo me tomo la libertad de recordarte esto: el tamaño llama la atención, la práctica nos dice que las barbas derriten colaless  y que es importante cepillarse después de comer que en nuestro caso significa volver a lavar la barba (disculpen los eufemismos, pero hemos sabido que menores de edad leen este blog, también algunos rabinos). Según cuenta la leyenda, un barbudo don Juan fue delatado por no recordar este último consejo, no le habría venido mal el aroma a eucalipto, cítrico, té verde o maderado del aceite para barba luego de lavarla (conozco un caso similar producto de una empanada de pino con mucha cebolla… esto no es un eufemismo, fue así).
 
Es el momento de una observación. Seguramente habrás escuchado que una barba de tres días resulta más sexy que una larga, aquí camaradas hay que ser claros: el tamaño sí importa. ¿A caso no existen las quejas por raspar su delicado rostro con una lija por no afeitarte desde hace pocos días?. Una barba más larga y bien cuidada no raspa, no pica y atrae caricias, es portada como estandarte de hombres libres que pueden llevarla y te diferencia de un mocoso.
 
Que tengan una happy barba
 
¡Próspera barba!