Cultivando la barba, semana 4 a 10

Desde la cuarta semana ya se puede decir que Ud. usa barba. No una majestuosa barba de oso o león, pero una barba al fin y al cabo y nadie se lo podrá negar. Sin embargo aún queda camino por recorrer, pero para poder seguir el periodo desde la cuarta a la décima semana habrá que tener un par de cuidados extra.

Lo primero que hay que saber es que la tentación por afeitarse o volver a usar una barba de pocos días será grande. Lo anterior se debe a que recordará los cumplidos (piropos) que le habrán hecho por su estilo “salvaje”, además de las posibles dudas que le pueden surgir por no haberse convencido de las respuestas afirmativas a las preguntas que se plantearon en el primer artículo de esta saga.
Durante este periodo, sus mejillas le picarán y le parecerá caluroso, recordará la frescura de un cutis recién afeitado y el suave aroma del aftershave (curiosamente ni se acordará de lo incómodo y doloroso de afeitarse todos lo días, cortarse y llevar una piel irritada; ante el afeitado diario ningún producto es suficiente).
Para colmo de males, a medida que pasa este periodo notará que su barba, cada vez más real, lucirá opaca y reseca. Esto se debe a que cada pelo recibe la misma cantidad de nutrientes y humectantes naturales que si midiera 1 mm o 15 mm, lo que hace que al tener un pelo más largo, los mismos pocos nutrientes habrá que distribuirlos en un mayor volumen.
¿Y para qué pendejadas me estoy dejando la barba si me estoy asando y además se me ve desnutrida?
En primer lugar no exageremos, que no se está asando (es una barba y no una manta eléctrica) y lo de que se vea seca y opaca tiene solución.
Antiguamente, los hombres barbudos usaban diversos métodos para estimular y mantener su barba de forma sana, en BANG nos basamos en ello y lo perfeccionamos a la luz del conocimiento actual.
Lo primero es mantener la barba húmeda luego del baño y secarla sólo con una toalla, puede haber usado su shampoo de siempre o alguno especial para barba (lo cual no es otra cosa que un shampoo con menos químicos artificiales y más nutrientes). Cuando ya esté pronta a secarse, use una peineta o un cepillo para cepillar por unos segundos. Haciendo lo anterior no sentirá tanto calor y por supuesto irá ganando gusto por su cuidado. Quien le diga que usar barba da mucho calor en verano, sin duda nunca ha disfrutado de una barba húmeda, su frescura dura bastante.
Algo más seca, pero aún húmeda (no mojada), use aceite para barba BANG, este aceite está diseñado especialmente para nutrir el pelo de la barba, está hecho a base de jojoba, vitamina E y otros aceites, esto le hará muy bien a su barba desde la primera aplicación y no sólo hará que luzca sana, brillante y suave, sino además olerá muy bien. Luego de aplicar unas gotas, cepille nuevamente para distribuir mejor los nutrientes y listo.
Al conversar con otros que se han dejado barba y ya no la usan (es altamente probable que se acerquen a Ud. para comentárselo), notará que varios tendrán excusas reales (las del primer artículo), pero la gran mayoría alegará por las comentadas más arriba. Ud. no querrá ser uno de ellos, ellos fracasaron aunque no lo quieran admitir.
Finalmente absténgase contra viento y marea de cortar su barba, ni siquiera para emparejar, ¡para nada!, cada cosa a su momento, recuerde que esto es de pelotas y paciencia. Sólo afeite su cuello (este comienza un dedo arriba de su manzana de Adán), pómulos (sólo su límite con la barba) y bajo las orejas detrás de las patillas (haciendo una “L”) con el fin de marcar definidamente el contorno y no parecer un vagabundo.
Ud es un hombre de verdad, ya lleva más de un mes en esto y no se dará por vencido, a cada problema encontrará una solución aquí.
Un saludo creciente
¡Próspera barba!